« Home | Consejos a tener en cuenta » | Cuentas claras » | Lo dice Norberto » | Presentación » | Un consejo » | Invitación » | Todo en uno » | Divertimento y reflexión » | Policrítica » | Explorando la blogosfera »

Explorando la blogosfera (2)

Hace unos días me crucé en una calle de Miami a un mendigo que caminaba entre los automóviles sosteniendo un cartel muy particular: "Why lie? I need a beer" (¿Por qué mentir, necesito una cerveza?), estaba escrito con tinta negra sobre un pedazo de cartón.

Asi comienza el ultimo blog del amigo Matias Zibell, bloguero oficial de BBC Mundo (y asiduo visitante de nuestra isla al mediodía) donde habla de perdones y encuentros inesperados en un texto muy hermoso que quisiera compartir con todos.

El post se titula "Mendigo de perdones" y se puede leer aquí.

¿Qué se puede decir cuando algo, de tan claro, no deja dudas? Saludos fraternos.

Salut i républica.
Joseba

Muy buen post el de Matias Zibell sobre los perdones. Gracias por el link.

Gracias, siempre tan acertado seguirte.

Es super interesante el post, si la tolerancia y el perdón dominara la tierra, fuera un mundo con menos guerras, represiones , falsos principios de decencia y moral, y hoy supieramos mucho mas del ser humano.

The replica watch is handcrafted by Omega's horologist and takes about 540 hours to make such a watch. Its sleek De-Ville-style case is made of platinum, presented with a black alligator bracelet. But the highlight is the the central placement of the tourbillon. Just look at its photo, you will be stricken by its pearlescent appearance.

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.