« Home | Lo dijo Fernando Pessoa » | Un tipo con suerte » | Palabrería » | Se viene el cambio » | Los mercaderes del miedo » | El monopolio de la verdad » | La basura de mi vecino » | Longevos » | El futbol manda » | 555 »

De Compras


La economía mundial está en crisis. Los economistas se halan los pocos pelos que tienen. Los políticos se reúnen y se fotografían juntos y hablan de confianza, y luego en privado se safan el nudo de la corbata como si se estuvieran ahogando con ella. Los gobiernos gestionan empréstitos millonarios para salvar los bancos. Los ricos se vuelven humildes y dejan de pensar (de momento) que el auto comprado el año pasado ya se ha vuelto viejo. El resto del mundo se aprieta el cinturón para campear el temporal. Los afortunados que aun tienen empleo le rezan a su dios para que los ayude a no perderlo. Al borde del camino parecen estar los otros, los que se han quedado sin empleo, sin casa y sin un dios que los escuche.

Mientras tanto aquí en la Habana, yo intento dar mi aporte para que la enorme rueda del comercio mundial no se detenga y me voy de compras. Mi presupuesto es bien modesto y por eso solo me permito la adquisición de dos artículos.

El primero es un libro. Mas bien un libraco (809 páginas). Se llama "La ínsula fabulante" y es una antología del cuento cubano en el periodo 1959-2008. La sorpresa aparece cuando uno va al índice y se encuentra que no son todos lo que están, pero si están todos los que son. Guillermo Cabrera Infante, Onelio Jorge Cardoso, Eliseo Diego. No ha habido exclusiones basadas en motivos ajenos a la literatura. Alejo Carpentier, Virgilio Piñera, Eduardo Heras Leon, Norberto Fuentes. El único criterio de selección ha sido el talento. Jesús Días, Severo Sarduy, Reinaldo Arenas, Senel Paz. Y otro montón de buenos escritores.

El libro es un regalo de lujo. Algunos cuentos los he leído, otros no. Hay uno sin embargo que destaco sobre los demás: "El lobo, el bosque y el hombre nuevo". El cuento de Senel Paz sobre el que Tomas Gutiérrez Alea filmaría luego la inolvidable "Fresa y Chocolate". Llevo años buscando este cuento infructuosamente y ahora, al fin voy a poder darme el gustazo de leerlo.

El segundo artículo que me he comprado son unas gafas de sol. Ahora estamos en invierno (y este es uno particularmente bueno, con bastante frío), pero igual en esta parte del mundo el sol siempre es un problema. Lo curioso es que las gafas que me he comprado han terminado costándome lo mismo que el libro. Pagué 25 pesos cubanos por el libro, y 1 Peso Convertible por las gafas. Acá tenemos dos monedas, una vale al menos el papel en que la imprimen (Peso Convertible) y la otra (Peso Cubano) tiene mas bien un valor simbólico, como si fuera menudo impreso en papel.

Resulta que 25 pesos cubanos = 1 Peso Convertible (1.09 USD, aproximadamente). Por eso es que digo que los artículos han costado lo mismo. Con el libro estoy seguro que quedaré satisfecho, pero las gafas son una incógnita tremenda. Mis gafas anteriores habían costado al menos 8 veces más y terminaron rompiéndose un día en que se me cayeron al piso. El reto en este caso es adivinar de qué forma van a romperse las que acabo de comprar. Dado su precio uno puede terminar pensando cualquier cosa. Digamos que un día haga un sol demasiado fuerte y las gafas se me derritan encima de la nariz. O que al final resulte que están hechas con un plástico producido a partir de desechos radioactivos de alguna planta nuclear, con todos los agradables efectos secundarios que eso conllevaría.

En fin, que dado su precio, lo mejor hubiera sido no comprarlas. Lo que pasa en que en ese momento me vino a la mente la frase del efecto Mariposa que se usa para explicar la teoría del caos, que dice "el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede provocar una tormenta en New York".

Esa frase fue definitoria. Abrí mi billetera, saqué 1 Peso Convertible y compré las gafas, pensando que en ese momento estaba sacando de mi bolsillo el impulso que anda necesitando la economía mundial para salir de su bache. Así que ya veremos que pasa mañana con las bolsas de valores del mundo. Y si al final del día resulta que las bolsas han cerrado con ganancias, usted y yo sabremos quién ha sido el responsable de esa mejoría. Pero no lo comente con nadie. Ese será nuestro secreto.

Socio,

Encantado de leerte de nuevo.

Va y la Feria del Libro es la salvación para la economía global. ¿Quien lo sabe? O a lo mejor lo es la botella de añejo que compramos para celebrar el cumple de un socio.

Hace un tiempo me regalaron unas gafas similares. Si son de las que tienen el plástico ahumando amarrado con tornillitos a la armadura entonces te recomiendo que aprietes muy bien las tuercas.

un saludo

Mi hermano, no te vuelvas a perder tanto tiempo coño.

Yomismo

Cubano!!!!!! apareciste....gracias a la crisis mundial, a la feria del libro o a lo que sea....enhorabuena
AAA

Hola cubano, me da gusto que estés de vuelta y encontrarte con el mismo sentido del humor y la misma letra. Te mando saludos desde el DF.

Hola cubano, me da gusto que estés de vuelta y encontrarte con el mismo sentido del humor y la misma letra. Te mando saludos desde el DF. Elizabet.

chama, ya había perdido la costumbre de pasar por aquí...! tenías esto más o menos como yo tengo el viejo armario del cuarto de desahogo... y es que ya me había acostumbrado a esta hojilla en el ralo arbolito de los blogs cubanos. Por cierto, donde puedo comprar el tal libro de cuentos al que te refieres,... en ese precio eh?
un saludox
abstruso

Querido Cubano,

Da gusto volver a verte.

Pero me viene a la mente una pregunta clave:

¿En Cuba os enterais de la famosa crisis global?

Gabriel

Cuanto me alegro que hayas vuelto!!! Disfruto a plenitud tus articulos, eres sencillamente genial.Me has hecho reir muchisimo con solo imaginarme tus gafas derritiendose en tu nariz...

Saludos
Alba

Hola, yo también me reencuentro con Mi isla al mediodía, enhorabuena! ahora, una pregunta, el libro es caro o las gafas baratas?,
Maga

Bueno, muy bueno su articulo como siempre. Fueron esas gafas verdes las que compro? a lo mejor los marcianos detectan la tierra gracias a sus gafas y nos vienen a salvar este mundo en ruinas.
Es probable que esas gafas las hicieran con la basura esa que sus vecinos le dejaban en la puerta(o le dejan todavia) y al final termino pagando usted por reciclar la basura de ellos.

Hola en este momento estoy navegando por la red y me encontré con tu blog que seguramente esta muy bueno, pero me es imposible verlo a todo, es por eso que te mando un saludo y espero que le sigas poniendo tantas ganas como hasta ahora.


Firma: http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

Hola...Un saludo desde Canada.
Es la primera vez que entro aqui y me encanto lo que lei.
Muchas gracias y sigue escribiendo.

FELICIDADES
POR EL TRABAJO....MUY BUENO Y SEGUNDO POR EL LIBRO QUE COMPRASTE...QUE ENVIDIA ME DAS JAJAJA ESTA REGALADO ESE LIBRO..SABES CUANTO CUESTA UN LIBRO ASI FUERA DE CUBA...NO MENOS DE 40 DOLARES...FELICIDADES ...POR LAS GAFAS NO TE PREOCUPES SI QUIERES TE REGALO UN PAR...NO SOY PILAR...NI REGALON...ES SOLO UN PRETEXTO PARA ME PRESTES EL LIBRO
SALUDOS
TE INVITO A DARTE UNA VUELTA POR MI BLOGS

Saludos desde Tijuana, México.

Knowing how he loses things, and how abundant those artist men's replica Patek Philippe can cost, I started apprehensive if it would accomplish such a big aberration whether I got the artist "look-alike" watch, or one of those absolutely high-tech chronographs that I accumulate audition about.

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.