« Home | 80 cumpleaños del Gabo » | Pedazos de Abril » | Pitagoras dice... » | Poesía: Mario Benedetti » | Felicidad: el fin y los medios » | Sea creativo » | Poesía: Nicolás Guillén » | Proverbio japonés » | Cuba y los sombreros » | Un regalo »

Calentamiento local

Imagínense que usted está en Cuba. Son las 2 de la tarde y esta varado en algún punto de la ciudad de la Habana y necesita trasladarse hasta su casa. Pongamos que la distancia es de más de 10 kilómetros. Pongamos también que usted no cuenta con ningún medio de transporte propio y que tampoco tiene un nivel económico suficientemente alto como para darse el lujo de parar un taxi en CUC (Peso cubano convertible, es decir el primo del dólar) o que ya esta cercano a fin de mes y ni siquiera puede intentar montarse en un “botero” (taxis privados en pesos cubanos).

No queda otra solución que usar el transporte público. Usted se va a la parada lleno de fe pensando que el primer ómnibus que muestre su nariz va a ser precisamente el suyo (si usted no tiene fe mejor no use nuestro transporte publico, cómprese una bicicleta o acostúmbrese a caminar como si estuviera en África).

Es bueno señalar que en la Habana en el horario de mayor demanda una ruta de ómnibus que pase cada 20 o 25 minutos es muy buena. Lo normal es que la frecuencia esté entre 30 y 40 minutos, habiendo algunas que pasan cada una hora y otras cada dos horas (son las rutas de ómnibus que solo tienen un ómnibus, por lo tanto hay que esperar que el ómnibus haga el recorrido completo y vuelva a salir, esto no es la generalidad pero existe).

Con estos truenos lo normal es que usted este preparado para la lluvia, es decir que este listo para subirse en cualquier objeto en movimiento con capacidad para llevarlo hasta su destino. Usted no estará mirando demasiado si se acaba de montar en un platillo volador o en una replica del Titanic con ruedas. El asunto es que sea capaz de transportarlo. Y es ahí donde comienzan los problemas.

Para tratar de resolver esta grave situación existen (supongo) determinadas personas en el gobierno. La lógica indica que esas personas radiquen en el ministerio del transporte, pero bien puede ser que exista el Instituto Nacional para el Uso Racional y Planificado del Transporte Urbano, es decir el INURP (acá en Cuba se usa mucho eso de los nombres por siglas, nuestros expertos dicen que “tienen gancho” y que “la población los fija fácilmente”).

El asunto es que como somos un país pobre, bloqueado y sin acceso a los grandes créditos internacionales, a los compañeros del INURP no les queda más remedio que hacer magia y comprar ómnibus usados que en otros países ya han desechado por tener más kilómetros recorridos que la orbita terrestre al sol. También se aceptan donaciones de grupos de solidaridad con Cuba y otras instituciones parecidas. Lo normal en estos casos es que tanto las compras como las donaciones provengan de países desarrollados, cuyos ómnibus se renuevan cada cierto tiempo.

Es así que llegan a Cuba ómnibus de Holanda, Alemania, Francia y España. Como el problema del transporte urbano es tan grave los compañeros del INURP dejan los burocratismos y las formalidades a un lado y hacen todo lo posible para que estos ómnibus pasen a dar servicio lo más rápido posible. Esto indica que a los ómnibus no se les hace NADA, ni siquiera quitarle los carteles originales. De ahí es que usted pueda fácilmente identificar sus orígenes leyendo sus advertencias en francés para que conserve el ticket, o le brinde el asiento a los minusvalidos. Los carteles que están en alemán o en el lenguaje que se habla en Holanda, son totalmente ilegibles para mí y cuando uno trata de leerlos en español suenan a mala palabra “DIESKIMLTSHUBER” (esto es un ejemplo ficticio).

A veces la prisa por usar el ómnibus es tal que ni siquiera se le retira la información de la ruta original o las propagandas que tiene el ómnibus por fuera. Así usted puede encontrarse algunos ómnibus en la Habana que anuncian una ruta desde Plaza Cataluña (creo que eso queda en Barcelona) hasta el Pau de no se que. O puede leer cómodamente la propaganda de una agencia de viajes en España que nos invita a todos a conocer Ámsterdam con este texto: DATE UNA ESCAPADA A HOLANDA (de más esta decir que este texto en otro país puede pasar normalmente pero en Cuba tiene una tremenda fuerza subliminal).

Pero todos estos detalles son nimiedades que pueden pasarse por alto (acuérdese que usted aun está en la parada esperando su ómnibus, repleto de fe y confiado en que no va a tener que esperar 40 minutos). Pero existe un detallito que si viene a dar el traste con el tremendo esfuerzo de los compañeros del INURP y es el hecho de que estos países de donde provienen los ómnibus generalmente tengan climas más templados y con mucha menos humedad que nuestra Cuba querida. Por lo tanto estos ómnibus vienen dotados de unos sistemas de ventilación (léase ventanas) extremadamente pequeñas y discretas. Puestas casi al nivel del techo y con aberturas que permitan solamente el intercambio de oxigeno necesario.

Este tipo de ómnibus tienen mucho sentido en Paris, Munich o la dichosa Ámsterdam pero en la Habana de 30 grados centígrados a la sombra y humedad relativa del 75%, estos ómnibus se vuelven cámaras de gas rodantes.

Y ya llegamos al desenlace de nuestra historia, ya lleva 29 minutos esperando. A su lado una señora sin fe cuenta la historia de que ayer estuvo más de 45 minutos en esta parada. Usted tiene cosas que hacer, tiene planes en su vida y quiere luchar por ellos. Pero ahora lo importante es llegar al lugar de su destino donde lo espera el amor de su vida, o el editor que le va a publicar su novela en 20 idiomas y lo hará famoso, o simplemente su perro con ganas de que le sirva la comida de hoy.

Y de pronto… ¡SORPRESA!!! Un ómnibus completamente vacío asoma su nariz y se detiene en la parada anunciando que lleva el recorrido que usted necesita.

Usted se monta, se sienta y se felicita por tamaña suerte. El ómnibus arranca y de pronto usted nota algo raro. El aire comienza a faltarle, la piel segrega sudor en cantidades industriales tratando de contrarrestar la temperatura que poco a poco comienza a subir. El ómnibus sigue camino y en cada parada se sube más gente. Las paradas resultan milagrosas ya que en ese instante en que el ómnibus abre sus puertas una oleada de aire fresco inunda el ómnibus impidiendo la muerte por asfixia.

Media hora después usted llega a su destino. Cuando se baja del ómnibus ya no es la misma persona que subió. Ahora es un desecho. Un sobreviviente de un campo de exterminio. Sus signos vitales están en los mínimos posibles y usted se arrastra a su casa a beber toneladas de agua fría y a refrescarse un poco, tratando de olvidar este infierno que acaba de vivir. No quiere ni pensar en el mañana porque sabe que esta tortura que acaba de vivir volverá a repetirse por el resto de sus días como el castigo de Prometeo.

PD: Esta experiencia que acabo de contar en tono de parodia es perfectamente real y es vivida día tras día por miles de personas en la ciudad de Habana. Para colmo de males existe una agencia de transporte oficial llamada “Transmetro” de la cual me atrevería a asegurar que el 90% de sus ómnibus tienen este problema de ventilación. También los nuevos ómnibus articulados destinados a sustituir a los “Camellos”, presentan el mismo defecto.

Y a mi personalmente, mas que el insoportable calor me preocupa el hecho de que nadie haga nada al respecto. Nadie se preocupe y mucho menos se ocupe de resolver un problema que es casi un asunto de humanidad. En este caso no puede haber excusas de recursos disponibles. No se puede apelar al bloqueo yankee. Es otro tipo de bloqueo el que impide que las personas que están a cargo del transporte público hagan bien su trabajo y respondan correctamente por sus errores. El asunto es que esa vez no puede haber justificaciones. A estos ómnibus HAY QUE HACERLES VENTANAS antes de ponerlos a circular.

Y como no vale de mucho presentar el problema sin una solución propongo que a partir de ahora se cree una comisión integrada por el ministro, los viceministros y los jefes de departamento en el ministerio de transporte. Esta comisión debe probar en su propio pellejo cada ómnibus antes de ser puesto a disposición de la población. Recomiendo 100 personas en el ómnibus con una ruta desde Boyeros hasta el Parque Central a las 12 del día. Algo me dice que si esta idea mía se llevara a efecto muy pronto dejaríamos de tener ómnibus sin ventanas. Desgraciadamente la misma lógica me indica que este mecanismo nunca llegara a implementarse. Como dice el dicho “Todos somos iguales, pero unos somos mas iguales que otros”.

Increíble, pero qué increíble coincidencia.

Estoy leyendo la entrada y me digo "me gustaría que más gente pudiera leer al bloguero ese, ¿tal vez traduzca una entrada suya?" Al final, escribe lo de "unos somos mas iguales que otros". Hace sólo tres días, publiqué una entrada con ese mismo título en mi blog. Está en sueco pero la segunda mitad está en castellano. (Se trata de la llamada de los Fonomemecos a Cubacel que transcribí y traduje al sueco y que muestra este fenómeno)

¿Permitiría que tradujera una entrada suya al sueco (probablemente ésta) y la publicara en mi blog? Dándole todo el crédito por supuesto.

/Johan

La historia narrada por el cubano de la isla es un drama contada en tono de comedia, pero lo más triste, no es ficticia.....

Cubano, que no te sirva de consuelo...
Te escribo desde Madrid, ciudad en estado de levantamiento, por causa de las obras gallardonianas (léase de Gallardón, nuestro alcalde). En estos últimos meses, hay una campaña de publicidad en la calle con unas fotografías de Madrid a principios del siglo XX. A su lado un texto dice: "¿Qué pasaría si nunca pasara nada?"
Querido cubano, Madrid es una ciudad agujereada por las taladradoras, embotellada por los atascos, irrespirable por la contaminación, y en continua reparación. ¿Sabes lo que pensamos muchos de nosotros cuando vemos esas fotografías? OJALÁ nunca hubiera pasado nada.
Lo dicho, que no te sirva de consuelo.

"El progreso celebra victorias pírricas sobre la naturaleza" Karl Kraus

Lo mas triste es que llevan 48 anos de esclavos de la familia castro y todavia hay unos cuantos Cubanos que lo apoyan! Todo en Cuba va a mejorar cuando al fin castro muera y raulita se vaya corriendo con sus millones!

¿Que pasaría si por ejemplo todos los viernes (por decir un dia cualquiera, bien podría ser todos los lunes o todos los jueves) los habaneros decidieran no coger ni una sola guagua? Todo el mundo a pié, largas colas de caminantes arriba y abajo, saludándose cortesmente al pasar y con sonrisa complice al ver las guaguas circulando vacías. ¿Pasaría algo? ¿Los responsables se darían por enterados? ¿Y los responsables de los responsables?. De todas formas, como visitante habitual reconozco que me hace ilusión coger la P1 o la P2 y reconocer la guagua de mi ciudad. Quizás si tuviera que cogerlo a diario me cagaría en mi propia sombra pero las cosas están así.
Felicidades por tu blog, hermano.

Querido cubano de la isla, le he leído con una mezcla de placer y asombro. Muy simpático y fluido su texto, me atrevería a decir que es una crónica con valores permanentes. El asombro me viene de la imagen cuasi terrorífica del transporte público habanero, mitad ficción surrealista, mitad comedia negra, más que un sistema de servicios en una ciudad moderna.

No quisiera despedirme sin referirme al anónimo Colombina que nos informa que Madrid se encuentra “en continua reparación” y que “ojalá nunca hubiera pasado nada”.
Ese es el caso de La Habana, varias décadas sin reparaciones apenas, esta fabulosa ciudad se exhibe hoy como un espectáculo objeto de curiosidad, tipo El arte nuevo de hacer ruinas.

Y sobre el periodista Kraus, posiblemente habría muerto sobre los 35 años, de no haber existido el progreso, privándonos de sus aforismos irónicos.

Juan Pérez

PD. El arte nuevo de hacer ruinas logra el milagro de encontrar belleza en un escenario tipo bombardeo segunda guerra mundial. Muy poéticas las imágenes logradas por Borchmeyer, pero dolorosas para los que caminan por nuestra amada ciudad o los que la recuerdan desde otros lugares.

Has puesto el dedo en la llaga, yo tambien opino que uno de los problemas mas graves que tenemos es el que cita orwell.

Y los tipos mas iguales nos estan jodiendo, no se si a próposito o no, pero lo estan haciendo.

Sabes que?

Bueno, you hace mas de 20 anos que sali de Cuba, pero este blog me hizo recordar mi vida en la isla cuando era pequeno. Que amargura compadre.

La Habana, la ciudad done el tiempo se paro!

He sufrido en carne propia este via crucis, recientemente lo hice de La Lisa a Mantilla .
No puedo menos que solidarizarme con la propuesta del tour ministerial, con el único inconveniente que no sé quién les hara saber nuestra intención.
saludos

la maga

estuve en la habana en enero y ha sido así mismo. intenté trasladarme por la ciudad utilizando el transporte colectivo y, sinceramente, cambié de opinión mientras esperaba el primer bus. aunque la ciudad se presta a perfección para caminar, no es justo que no haya alternativa de transporte.

muy buena entrada.

Estimado compatriota o querido cubano. Yo apenas recuerdo La Habana, mi ciudad donde nací, donde las calles me pertenecen y tengo derecho a sus aceras. No logro visualizar del todo lo que dices de las guaguas en La Habana. Pero si he montado en muchas guaguas, micros o buses en varias partes del mundo. Por ejemplo recuerdo montar el micro en Asunción, Paraguay. Allá la temperatura es increíblemente alta, las guaguas son de empresas privadas, así que compiten por llegar primero a las paradas. No como las que tú describes, estas tenían ventanas que en vez de no abrir, no cerraban, lo que era ideal siempre y cuando no estuviese lloviendo, o si el pasajero delante de ti arrojaba un escupitajo al aire. Se movían a una velocidad impresionante por calles atestadas de personas, en el centro de Asunción, todas con algo que hacer. Y que al ver unas de estas guaguas le huían corriendo lanzándose hasta delante de un automóvil para escapar de ser aplastado por una de estas aerolíneas, como le solían llamar. Yo prefería montar en el último asiento, el que es largo como un sofá y desde ahí tratar de sobrevivir los brincos y saltos provocados por las deficiencias en el empedrado. Yo siempre conciente de mis obligaciones cívicas y humanistas aprovechaba el capturar mi “último” asiento para agarrar a los niños que acompañados de sus madres u otro adulto al acercarse a la puerta trasera (siempre abierta) en preparación para bajarse en la próxima parada, estaban en peligro mortal de ser lanzados al vacío al brincar la guagua por un hueco o un empedrado. Teníaque moverme muy rápido con los niños chiquitos, que a veces sólo alcanzaba agarrar por las greñas. Los más fáciles de salvar eran los niños más grandecitos, ya que a estos había bastante por donde cogerlos, mientras que sus madres generalmente con un bebé a cuestas se afianzaban dirigiédome una mirada de agradecimiento, o mejor dicho de solidaridad maternal.

Me preocupa lo que tú cuentas sobre esas guaguas habaneras porque llevo ya medio siglo haciendo lo que me da la gana y estimo correcto hacer. Al igual que salvaba a todo quien podía en Asunción me imagino que si me veo en las circunstancias que tu describes probablemente sacaría de mi cartera un segueta y ahí mismo comenzaría a hacer huequitos. No sé cómo tomarían esto las autoridades habaneras, no sé, tal vez no me importaría, tal vez después de una buena entrada a patadas, yo actuaría con más discreción. Opino que lo correcto no es montar a todos esos ministros y pasearlos a las doce del día. Creo que en vez de esa comitiva lo que necesitan es un tipo con un soplete de acetileno. Y después que averigüen. Si realmente hace falta notificarle esta situación al gobierno, dame la dirección y felizmente le enviaré una nota por correo, fax o email.

Elena, natural del Cerro.

que bueno este blog hermano...soy de Brasil...Rio de Janeiro ....mira ...saludos
www.fotolog.net/urubu

Alguien escribió esto: "¿Que pasaría si por ejemplo todos los viernes (por decir un dia cualquiera, bien podría ser todos los lunes o todos los jueves) los habaneros decidieran no coger ni una sola guagua?"
Y me gustó imaginar qué pasaría si en lugar de no tomar la guagua, NADIE FUERA A LA PLAZA? Se imaginan la confusión y el desconcierto que reinaría en La Corte? Que desde temprano los militares tomaran todas las azoteas para proteger al Ungido y que nadie apareciera? sería magnífico...

El Bolex

Hacía años que no pensaba en un ómnibus. Recuerdo que mi abuela y yo esperábamos frente a la Lonja de comercio para regresar al Casino Deportivo, en ese entonces los ómnibus tenían asientos rojos de fibra de vidrio, y yo uniforme de pionera, qué recuerdos!

Para mi la habana tiene algo que exaspera a muchos. No hay forma de evadirse de tu realidad. NINGUNA. Para no ser absoluto acordemos que es posible que hayan una o dos, pero no son de popular aceptacion o practica.

Aquí te toca fajarte con los problemas de todos los dias, no hay forma de esquivarlos. Y no hay forma de evitar plantearte el mayor de todos: QUE HACER?

A mi me sigue gustando, ya sabes

"ya camina
y en esta inmensa mole
de hierro y calamina
vamos a fin de cuentas
a otro rincon de nuestras vidas"

Decía Carpentier que La Habana era un collar de piedras preciosas dada a armar a un niño. Quizás se refería a los orígenes sicopáticos de su fundación y desarrollo más que a los numerosos palacios que la pueblan. Hubo una primera Habana, que desapareció bajo un terrible fuego. Sobre los carbones se fue construyendo lo que hoy conocemos por Habana Vieja, o la finca de Don Eusebio.

Tanto la desaparecida, como la actual tenían en común “el sueño del indiano a la inversa”, es decir, la necesidad de exhibir un éxito migratorio. Dado lo difícil del viaje a España a ostentar lo ganado, comenzaron a aparecer los “palacios” primero de paja y adobe, después de piedras de cantería y ladrillos mostrando orgullosos el blasón nobiliario, imaginario o real, ostentando un abolengo construido a toda carrera y que en muchos casos condujo a procesos judiciales, dado que a veces se les iba la mano y, por ignorancia, falsificaban una línea de ascendencia a la corona.

Sobre estas bases sociopáticas, sobre las cuales tuve el placer de dar un conversatorio en la Soborna, vino todo lo demás. La Habana ha sido calificada por muchos expertos, Forestier entre otros, como ciudad fabulosa. Esto también ha irritado a muchas personas.

Por su impulso hacia la grandeza, no sólo en la arquitectura, lo económico y lo tecnológico, en toda su historia, sino también en su pensamiento cultural y político, con un discurso más a la Humanidad que a los habitantes de la islita; de nuestro apóstol al actual hoy convaleciente exjefe de gobierno cubano, el delirio de grandeza vestido de humildad o de oropeles, ha sido una presencia constante, a veces glorioso, a veces fatal.

Un habanero del montón

PD. Como ven no soy inmune, y me situé en L’Université Paris-Sorbonne.

Querido cubano:
cuando estuve en la isla viaje en camión , en guagua y es verdad lo que tu dices.La verdad es que en camello no me atreví por eso de que es "como la película del sábado en la noche" ja ja ja .
Te cuento que aqui en Chile estamos viviendo un plan de "mejoramiento del transporte público" en el que han cambiado los buses viejos por unos brasileños más grandes y eliminaron viejos recorridos que llevaban a las personas de las poblaciones periféricas a sus trabajos, ni te cuento la tremenda cagada! ahora debemos caminar más y pasar como promedio 2 horas y media y varios transbordos para hacer un recorrido que antes demoraba la mitad. Los buses son modernísimos, pero dentro vamos todos tan apretados que de pronto nos parece estar viajando en el metro de Japón.Guardias y policías empujan a la gente dentro de los buses e indican al conductor para que cierre la puerta y comience a avanzar.Cuento a parte son los toqueteos y refregones que se deben sufrir por más de un chileno calentón e inescrupuloso al cual no de le escapan ni las chicas escolares.
Cuando llegas a tu trabajo ya estás cansado y luego vuelves a casa con la esperanza que como dicen las autoridades "todo irá mejorando" y hay que tener pazciencia, ellos la tienen , la pazciencia, la describen , la disfrutan, la invocan y la celebran, mientras viajan junto a sus familias cómodos y pazcientes en sus modernos automóviles...
Como vez en todas partes se cuecen habas,nosotros ya vamos a explotar en una guerraciencia, ánimo.
PD: será falta de sentido común o la contaminación mundial?

En Montevideo, Uruguay, pasa lo mismo, se ve que es un problema global.

Saludo.

http://www.elplanetaeskoria.blogspot.com/

UNOS MAS IGUALES...
Bueno caí en este blog y me es difícil salir de él, me parece que todos los que escriben son cubanos yo, ya lo dije, soy boliviano, interesado mucho en los criterios que se vierten porque como seguro todos los lectores saben, el fenómeno de la igualdad hacia abajo se pretende establecer en algunos países de Sudamérica y entre ellos el mío.
El problema del transporte relatado por el Cubano de la Isla no debiera ser tomado solo como la relación de un hecho o la sola reacción ante una situación incomoda que se comenta con algo tan sencillo como “donde estoy no pasa eso” o “aquí pasa lo mismo” o “hay que hacerle agujeros…” desde mi perspectiva el hecho relatado no se queda en sí mismo, es decir no es ”solo un hecho”, una incomodidad, yo creo que es la expresión de un modo de vida constituido por una forma impuesta de vivir, que no solo implica la incomodidad referida sino mas allá, el drama del individuo privado de su subjetividad y reducido a una estadística, no limitada a su condición de usuario de un deficiente transporte sino como un número constitutivo de un conglomerado social, estructurado ideológicamente desde el socialismo, que niega la capacidad de ser diferente del individuo, que niega la posibilidad de que alguien se disguste de los olores de los compañeros, de viaje me refiero; o del calor producto no solo de la temperatura que impone el clima sino por el hacinamiento de cuerpos.
El tener que sujetarse sí o sí a un régimen de vida parece que no es intrínseco al ser humano, durante 70 años se dio esa situación en la ex URSS y cuando llegó el momento de poner fin a su artificial existencia, no estuvieron presentes los proletarios para defender su paraíso, este se vino abajo y actualmente está convertido en un mundo capitalista sumido en la corrupción, a esto ha llevado la formación de ciudadanos durante tanto tiempo, bajo el régimen comunista vigente.
Sobre Cuba se dicen muchas cosas, tuve en la universidad un profesor que defendía el régimen vehementemente, decía que en su país lo tenia todo, que su hija, en ese entonces estudiante de colegio, podía hacer las actividades extras que ella quisiera, gráficamente decía que “si quería aprender a bailar valet, podía hacerlo” en verdad no se cuanta verdad esto encierra, además no se si esa niña o señorita podía ver la película que quisiera o pudiera, el programa de televisión que quisiera o pudiera, elegir el vestido que quisiera o pudiera, comer lo que quisiera o pudiera y vivir donde quisiera o pudiera.
Se habla mucho sobre Cuba y nosotros los que somos ajenos a ella, a veces nos lamentamos de la gente que dicen no puede ingresar a lugares reservado para turistas, aunque puedan pagarlos, esto marca los limites de la igualdad ¿no?
En una charla con amigos, estando presente el profesor cubano al que hice referencia, alguien hablo de las comidas en los diferentes países y otro en son de broma dijo que en el suyo a todo aquel que no tenga carne se le llamada “plato cubano”. No se en verdad como se vive en la Isla, en este momento en que yo puedo escribir desde mi PC, se que en mi país mucha gente no puede acceder a esta tecnología, pero le queda la esperanza de algún día poder hacerlo, conozco niños que se ganan unos pesos cuidando autos, que antes de regresar a sus casas se dan una vuelta por una cabina de Internet y se pasan unas horas navegando. ¿Es este un consuelo o una justificación?
Es difícil definir si lo que pasa en uno u otro lugar es justo, al final el mismo concepto es difícil de definir, cuando mas su consecuencia, pero creo que el ser humano debiera ser respetado en sus diferencias y preferencias, evidentemente debe preservarse el grupo social como tal, pero como un instrumento del ser humano y no al revés.

Sobre sudar en guaguas y camellos. Sobre el comentario de José Aguirre a propósito de los "48 años de esclavos de la familia castro" (personalmente no creo que algo mejore porque muera alguien) y sobre la visión de Cuba desde afuera, me parece oportuno compartir unos párrafos de un artículo publicado por el matemático socialista uruguayo Gonzalo Pereda en el semanario izquierdista VocesDelFrente. (son fragmentos, por lo cual puede perderse el hilo).

Uno de los problemas al hablar de Cuba en Uruguay, es que se la conoce muy poco.
Para muchos, Cuba nació en 1959 y su nombre es sinónimo de ‘Revolución’, de ‘Silvio y Pablo’ y de ‘Fidel Castro’. Y una cosa es Cuba, otra la Revolución y otra ‘el Comandante’. Soy un enamorado de Cuba, de su música, su mezcla, su rica historia y, sobre todo, su gente. La que no hace la revolución cómodamente sentada en un sofá de Punta Carretas (*), sino sudando dentro de una guagua o camello, juntando agua en un balde para bañarse y haciendo malabares para conseguir ‘one dollar’ o un medicamento. Y soy defensor (crítico, que no hay otra manera de defender) de la Revolución Cubana, que es un proceso social iniciado en 1959, intenso, profundo, único, pero con más de una señal de freno o retroceso. A cuya cabeza se ha situado desde siempre Fidel Castro, que es un ser humano de talentos extraordinarios, pero sobre quien cabe preguntarse si el paso del poder (más que el de los años) no lo ha afectado profundamente.

(……..)

Veo en la Revolución Cubana el proceso social que alfabetizó, construyó salud y educación básica para todos y una sociedad donde ciertamente no hay hambre ni malnutrición infantil. Y donde, como reza un slogan callejero frecuentemente citado por Fray Betto, “Esta noche 200 millones de niños dormirán en la calle: ninguno de ellos es cubano”.

(……..)

¿Es posible que, a 46 años del triunfo revolucionario, Cuba siga siendo conducida por un mismo hombre? ¿Es posible que su sucesor sea su hermano? ¿Es posible que los plebiscitos en Cuba sean sistemáticamente aprobados por un 99% de votos? ¿Es posible aparecer en un medio de comunicación masivo en Cuba para expresar, la franca, total y absoluta discrepancia con el Comandante? ¿Es posible que los diarios parezcan folletines de propaganda y la TV una interminable mesa redonda para explicarle a la población la sabiduría de las decisiones gubernamentales? ¿Es posible que en juicios de la trascendencia del que siguieran el General Ochoa y sus allegados, la alocución de la defensa haya sido casi coincidente con lo que en otro país alegaría la fiscalía, pero jamás la defensa?

(……..)

¿Es razonable que el Estado tenga el derecho de obstaculizar la circulación de personas que no han cometido crimen ni falta alguna? ¿Es creíble que en un país donde las condiciones laborales no son ni perfectas ni mucho menos, no haya paros, ni protestas sindicales? ¿Es razonable que se acumulen espontáneamente cientos de miles de personas en cada espontáneo acto de masas, a los que espontáneamente se les conduce desde sus lugares de trabajo, a revolear espontáneamente la misma banderita y gritar las mismas espontáneas consignas?
Si la justificación es la guerra permanente contra Estados Unidos, ¿es o no cierto que gran parte de la juventud cubana, cuando no le ponen una cámara delante, confiesa que sueña vivir en un USA del que tiene una visión tan idealizada como irreal?

(……..)


Y por favor, no quiero oír más que el pueblo cubano en realidad aprueba a su gobierno porque en 46 años no se levantó contra él. ¿Cuántos levantamientos populares contra el gobierno hubo en los 75 años de la Unión Soviética? ¿Significa esto que sus pobladores vivían felices y contentos en el país del pan y de las rosas?

(……..)

Ojalá que el Comandante Fidel Castro recupere bien pronto toda su salud y energía. Y que la use para dar el gran paso que todo hombre político debe dar para entrar en la Historia. Retirarse voluntariamente, alentando a que nuevas generaciones profundicen lo mucho que se hizo de bueno y corrijan a tiempo todo lo que se hizo mal. ¡Que así sea y que viva Cuba!!

(*) Punta Carretas, barrio de Montevideo habitado especialmente por la clase media alta uruguaya.

Respuesta al navegante
oye navegante, ¿no dices que crees en el respeto a las opiniones y deseos individuales de las personas?, entonces ¿quién te crees tu para decir como debieran o no tomarse las publicaciones del cubano de la isla?
¿Sabes? no somos tan básicos como para pensar que en este blog los textos no puedan tener una doble lectura , pero si éstos nos hacen recordar otras situaciones que motivan a compartir experiencias con el dueño del blog no es tu problema.Si tu tienes una postura de análisis político, retórico e intelectual de este blog te felicito y te respeto,es tu opinión y te invito humildemente a bajar del sillón de juez de los comentarios vertidos en este sitio( en el que según tu has "caído") y a dejar la gravedad de lado en este sentido. Navegante ,este blog nos ha hecho - a cubanos y no cubanos como yo -reir, recordar o llorar con la frescura de ideas claras , palabras simples y sentido del humor, eso se agradece.
Si muchas veces escribimos para decir "a mi tambien me pasa lo mismo" es porque nos sentimos cercanos a lo que sus ojos ven y a lo que sus letras nos cuentan, es mas,nuestras mal escritas palabras en muchas ocaciones, tambien expresan sentimientos o ideas entre líneas ( las que me imagino tu habrás podido descubrir ¿o no?)
Amigo Navegante boliviano, simplemente let it be...

PD: la palabra es ballet no "valet".

ah! y es ocasiones y no ocaciones

Reí y lloré con tu historia cubano porque también la viví...indudablemente el cuartico sigue igualito

PARA “ANONYMOUS” DE “EL NAVEGANTE”: LOS PUNTOS SOBRE LAS IES.-
Me pareció excelente la observación de uno de tantos “Anónimos” de este tan interesante blog, pero estimo que la crítica debe ser tomada con mucha tolerancia, me equivoqué ortográficamente hablando y no voy a buscar ninguna excusa como esa de que “mi computadora hizo la corrección”, tendré más cuidado para no caer en la “ocacion” en que lo hizo “Anónimo”; sin embargo pese a ser importante la ortografía, desde mi punto de vista no es tanto como la ideología y por otra parte, un ilustre general peruano dijo alguna vez que las “ideas se exponen y no se imponen” ; las ideas son eso y nadie debiera ser atacado personalmente por tenerlas, eso es fascismo.
Como me interesa la opinión de todos porque aprendo de todas ellas, en principio debo decirle a “Anónimo” que tengo mi propia forma de interpretar lo que leo y me siento plenamente libre, todavía en Bolivia tenemos esa libertad, de discrepar de otras opiniones, que seguramente son muy valederas pero que no tienen porque ser “la verdad”; nadie debiera sentirse a salvo de la crítica si se aventura a escribir en un blog que tiene tantos lectores como este que nos da la oportunidad de comentar lo que el autor escribe y siente. En democracia todos tenemos el derecho de sentirnos con capacidad de crítica, que esta sea buena o mala, es otro cantar y en esto se puede aplicar aquello de que “la buena educación consiste en soportar la mala educación” ; por lo tanto el uso de esa atribución no puede ser tomada ligeramente y afirmar que alguien se cree “quien” para “decir como…” eso, para mi, está fuera de discusión, creo que esos son los valores democráticos que debiéramos tener presentes, el que quiere acallar al otro negándole capacidad de disentir es ni más ni menos que un dictador y estos se reconocen por sus hechos y dichos, independientemente del cargo que ocupen, aun si no ocupan ninguno.
Respecto a que he “caído” en un blog, esta es una expresión totalmente inocente de todo prejuicio, allá quienes se sientan o no “básicos” que no se que connotación tendrá, para mi todas las personas son dignas del más grande respecto, lo cual no implica que deba estar de acuerdo con sus criterios, o complejos, básicos o no. Caí en este blog porque lo encontré por casualidad y este concepto no tiene ninguna connotación, al menos no quiero darle ninguna, es un termino que no tiene que ver con la gravedad, ¿acaso cuando se dice “cayó en la trampa o cayó en el engaño” estamos empleando mal un termino referido a una de las fuerzas que se encuentran en el universo, es decir la de la gravedad?
Te agradezco “Anónimo” por llamarme amigo, permíteme hacer lo mismo; en este contexto calificar mi actitud como la de un juez, me suena a otra exageración, es importante leer y tratar de entender lo que se dice, “debiera” no es lo mismo que “debe” seguramente un juez usará “debe” yo uso “debiera” y señalo además “desde mi perspectiva” esto creo es por demás suficiente para explicar la intencionalidad de mi comentario y mi no postura en un “sillón de juez”.
Por otra parte insisto en que me siento con todo el derecho de disentir dentro del más profundo respecto y niego rotundamente la “postura de análisis político, retórico e intelectual” que se me pretende atribuir, ¿pensar diferente es pecado? ¿analizar un problema desde un punto de vista diferente es pecado? Me asusta que algunos puedan pensar así, es la mentalidad fascista con la que ciertos socialismos se disfrazan.
Estimado amigo “Anónimo” posiblemente nunca nos encontremos y ni siquiera sepamos quién es quién cuando nos movamos, figuradamente, en el Ciber Espacio (¿estará bien así con mayúsculas?). Sin embargo, si pese a que no tuve la intención de herir tu sensibilidad, si de alguna manera involuntaria lo he hecho y si mis explicaciones no te satisfacen, te pido disculpas, lo que no implica que limite mis comentarios dejando de lado lo que pienso, pensamientos que tienen el mismo valor, (como ejercicio de un derecho), que todos los que todos pueden emitir y cuyo no valor, como propuesta (desde un punto de vista axiológico) no los descalifica.
Un saludo desde Bolivia

"A veces la prisa por usar el ómnibus es tal que ni siquiera se le retira la información de la ruta original o las propagandas que tiene el ómnibus por fuera."


Propaganda es, segun la mayoria de sus definiciones, el uso de la publicidad con el fin de transmitir ideas politicas, religiosas, etc para ganar adeptos o simplemente dejar su punto de vista.
Lo que el cubano de la isla y muchos mas alla confunden a diario es la palabra publicidad (comercial), que es la que se ve en la mayoria de esas guaguas, vendiendo algo u ofreciendolo. Tal vez pueden quedar algunas propagandas de algun partido politico y que uso la guagua como medio de publicidad; pero si el cubano de la isla mismo dice que no entiende muchos de esos idiomas no se como podra distinguirlas.

Buenisima descripcion de la vida cotidiana del cubano comun en La Habana.
Felicidades por el esfuerzo

Querido bloguero de la isla - otra coincidencia más.

Poco despues de leer la entrada, llegué a este párrafo en un libro de Guillermo Cabrera Infante que estoy leyendo, y del que he tomado la libertad de copiar ahí abajo. En aquel momento estaba attaché cultural en Bélgica y volvió a Cuba para el entierro de su madre. El año es 1965. Espero que sea claro por qué lo relaciono con su cuento "Calentamiento local"

---

El malecón estaba cariado, ruinoso. En los canteros de El Vedado, que antes fue un barrio elegante, crecían plátanos en lugar de rosas, en un desesperado esfuerzo de los vecinos por aumentar la cuota del racionamiento con sus raquíticas bananas. Los puestos de café que antes colaban ante el público en cada esquina, como en Río de Janeiro, se habían esfumado por arte de magia marxista. En su lugar había, en cada barrio de la ciudad, dos, cuando más tres puestos (llamados, como todo, con un nuevo término: cafetera-piloto: esta pomposa terminología «técnica» que bautizaba a las fábricas como «unidades de producción», a los balnearios como «círculos obreros», y a las populares guaguas urbanas, los autobuses, como «unidad rodante», esta jerga utópica competía francamente con la Neo-Habla de los Minrex—Ministerio de Relaciones Exteriores—, Mined—Ministerio de Educación—, Minint—del Interior, Init—Instituto de la Industria Turística(?)—, Icaic—Instituto del Arte e Industria Cinematográficos(!)—, mientras las fábricas se retitulaban Consolidados de esto o de lo otro o si no con criptogramas tales como C518 o C15A) que servían café solamente a determinadas horas del día a clientes ávidos y apelotonados, cuando no haciendo largas colas para comprar el café que la «libreta» (carnet de racionamiento) promete y nunca cumple.

---

/Johan

Amigo, Interesante y cierto texto. Pudo firmarlo al pie con una propia oracion suya:
Un sobreviviente de un campo de exterminio.

Soy de Brasil. Su blog es muy bueno. En Brasil hay Lula e su izquierda que es una amenaza a nosotros. Desejo Cuba liberta del tirano Fidel Castro. Libertad!

Aluízio Amorim
Florianópolis, Sur del Brasil.
BLOG: http://oquepensaaluizio.zip.net

Acá en El Salvador, el sistema de trasporte es un atentado a la vida. No sólo por los alto índices de delincuencia sino por el pésimo estado de los buses y el maltrato e irrespeto de parte de los responsables.
La sensación de seguridad se ha perdido.A muchos de mis amigos a punta de navaja o pistola han sido despojados de sus objetos de valor, celulares etc.
Si bien no espero tanto tiempo por el bus, pero los ya mencionados son los problemas que nosotros tenemos, entre otros muchos.Animos
Saludos desde San Salvador

Secondly, the consecutive amount of the replica Panerai watches is aswell of basic accent in free whether the alarm is affected or not. The consecutive numbers of 18-carat watches are acutely cut and categorical assimilate the watch, on the added hand, replica ones generally appear with becloud numbers.

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.