« Home | Blognorancia » | Viva Cuba » | Los tontos y los poderosos » | El regreso de Mario Conde » | Festivaleando.... » | Un consejo sabio que acabo de aprender » | Diarios de motocicleta y algunas reflexiones » | Como nacen las hojas » | Un chiste muy cubano.. » | Al César lo que es del César y al Duque lo que es ... »

Todos somos iguales...

Primero el cuento (aclaro que no es mío, lo he escuchado en la calle):

"Había una vez una pareja que vivía cerca de un río. Esa mañana el hombre se despertó y le dijo a la mujer:
-Me voy al río a cazar cangrejos. Al mediodía me llevas el almuerzo.
Y se fue con dos cubos* vacíos.

La mujer se pasó el día ocupada en las labores de la casa y al mediodía preparó una cesta con algo de almuerzo y fue a llevársela a su esposo. Al llegar al río se lo encontró sentado placidamente. A su lado estaban los dos cubos pero ahora llenos de cangrejos vivos. Uno de los cubos estaba cubierto con una malla y otro estaba destapado.

La mujer preguntó:
-Porque solo has tapado uno de los cubos?
El hombre respondió:
-Es que cacé cangrejos de dos tipos: el cangrejo americano y el cangrejo cubano. El cangrejo americano continuamente trata de saltar y salir del cubo por eso tuve que ponerle una malla encima.

-Y el otro?

-El otro cubo esta lleno de cangrejos cubanos. Esos también tratar de escaparse, pero cuando uno de los arriba trata de saltar los de abajo lo agarran y así ninguno escapa."

Ya en serio, es un buen chiste que aunque no pueda generalizarse para todos los cubanos, si que "retrata" un porciento de la sociedad cubana que vive aferrada a la falacia del igualitarismo que floreció en Cuba (sobre todo en los 80). La clave de esto en mi opinión es confundir los propósitos: no es lo mismo el ingenuo (y a la vez macabro) propósito de que "todos seamos iguales" a, tratar de construir una sociedad donde todos tengan iguales oportunidades o aun mejor expresado, una sociedad donde todos tengan por igual las mínimas oportunidades para desarrollarse como personas y ser útiles a la sociedad y a sí mismos (me gusta mas esta segunda versión porque las "oportunidades" dependen de cosas muy subjetivas como el talento de cada cual o la familia en que nace o el rumbo que quiera tomar en la vida, cosas que hacen imposible la igualdad "matemática" ).

Esta semilla del igualitarismo generó entonces en algunas personas esta conducta de los cangrejos del cubo destapado: si yo no puedo hacerlo pues tu tampoco. Una conducta que, como bien refleja el cuento, solo lleva hacia la destrucción, en el caso de los cangrejos a no poder escapar del cubo y en el nuestro a no poder escapar del subdesarrollo y la estrechez no solo económica sino también mental (que es mas peligrosa aún).

Nota: que el otro cangrejo sea americano no significa nada, así me hicieron el cuento y así lo escribí. En un momento dudé si cambiar la nacionalidad del otro cangrejo para evitar suspicacias, pero al final pensé que este blog esta hecho para personas inteligentes que sabrán apreciar que es un detalle sin valor alguno.

*cubo = balde, recipiente, vasija

!Buenisímo el cuento, y también la manera de hacer tus reflecciones! Lo reenvíe a una lista de discusión que tenemos todos los graduados de mi curso. Ya te contaré que sucede.

As a archival petrol-head, I accept been fatigued appear replica Omega coaxial beat watches advised by English authority George Daniels. But what about the vintages of tomorrow? And endure but not least, never appearance watches as an investment hypothesis unless you accept the ability to buy pieces that you can restore to their above glory. So far so good.

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.