« Home | Un chiste muy cubano.. » | Al César lo que es del César y al Duque lo que es ... » | el nombre de este blog » | nace la isla »

Como nacen las hojas

Polito Ibañez ha escrito esta preciosa canción:

Como nacen las hojas

una luz para encontrar las horas perdidas
un sillón donde meditar las tardes de domingo
un rato azul, un encuentro, mucho tiempo en silencio
un despertarme algo feliz, algo feliz más dentro

quiero pasar los días, quiero vivir las horas
naciendo en cosas mías como nacen las hojas

quiero saber por que estoy vivo
por qué me tengo algunas veces y otras no
quiero saber por qué sentido
el día nos lo cambian cosas de un tirón

quiero pasar los días, quiero vivir las horas
naciendo en cosas mías como nacen las hojas

una luz sobre la piel de mi pasado oscuro
una ilusión sobre el mantel en cada desayuno
un estilo medido, humo en refinamiento
un perdonarle lo que soy si en estos días miento

quiero pasar los días, quiero vivir las horas
naciendo en cosas mías como nacen las hojas

una luz, una luz

Nice Blog!!!   I thought I'd tell you about a site that will let give you places where
you can make extra cash! I made over $800 last month. Not bad for not doing much. Just put in your
zip code and up will pop up a list of places that are available. I live in a small area and found quite
a few. MAKE MONEY NOW

De las cosas que más añoro de Cuba (esto sin remedio con y sin emigrar) están aquellos conciertos en la Casa del Jovén Creador...

Y como no, aquel primer concierto de Polito en el Cine Riviera si la memoria no me falla en 1991.

Aún anda tengo aqui en España el cassete de aquel día.

Suspiro....

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.