« Home | Abre la muralla si me aceptas como soy, con mi dud... » | Beisbol: Industriales coñooooooo » | La profesión menos cuerda del mundo » | La magia de la Buena Fe » | Cortas de Mayo » | Rezagos del lado oscuro... » | La incógnita del talento ya esta resuelta: X Alfon... » | ¿Quien le pone el cascabel al clásico? » | Los críticos, la alergia y las palabras » | Joaquín y la Habana, la Habana y Joaquín »

Divertimentos

-¿Se acostaría conmigo por 1 millón de dólares?
-¡Claro!
-¿Y por 1 dólar?
-¿Usted quién se cree que soy?
-Señora, lo que es usted ya lo he descubierto; ahora discutimos el precio
(Groucho)



- Lo siento, es que estoy un poco nervioso.
- ¿Es tu primera vez?
- No, ya he estado nervioso antes.

te puedo linkear?
anda, di que sí!!!

claro que si...

orgullosisimo de formar parte de una red latinoamericana de trafico de blogs, ideas y cualquier otro optimismo que podamos generar :)

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.