« Home | Rezagos del lado oscuro... » | La incógnita del talento ya esta resuelta: X Alfon... » | ¿Quien le pone el cascabel al clásico? » | Los críticos, la alergia y las palabras » | Joaquín y la Habana, la Habana y Joaquín » | El fin y los medios » | Una reflexión » | Frases de Savater » | Adivinanza » | La profesión más triste del mundo »

Cortas de Mayo

Industriales ayer noqueó a la isla en la continuación de los play-off de la serie nacional. El efecto "Latinoamericano" es demasiado para estos equipos (lo mismo que le pasó a Sancti Spiritus cuando perdió su cadena de victorias con un nocao 11-1). El único que escapa de esto es Santiago y es que hay tantos orientales en la Habana que el estadio queda dividido en dos... deberiamos hacer algo para prohibir la entrada de los orientales en este play off. Seria espectacular noquear a Santiago en el Latino, discutiendo el título... después de eso puedo dejar de ver pelota.

El negro Contreras ya es el mejor picher latino en Grandes Ligas. Todo el que sabe de beísbol confiaba que esto solo era cuestion de tiempo y de adaptación ( y de ponerle huevos, que al principio estuvo flojo en este aspecto).

Hoy pichea el Duque que esta luchando por estabilizarse y sorprendentemente esta entre los primeros ponchadores de las Grandes.

Nos vemos el viernes y sábado en el Karl Marx, hay recital de.... Buena Fé!!!!!!

BUEN CONCIERTO EL DE BUENA FE, YO FUI AL DEL SABADO QUE AL PARECER NO TUVO NADA QUE VER CON EL DEL VIERNES, EL AUDIO DEL SEGUNDO BALCÓN FUE UN VERDADERO DESASTRE, TODO EL TIEMPO CON FALSO CONTACTO, PERO A PESAR DEL PERO QUE NUCA FALTA ME GUSTÓ EL CONCIERTO

NOTA: ME HA GUASTADO TU BLOG YA LO VISITARÉ A MENUDO

Publicar un comentario

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.