« Home | La incógnita del talento ya esta resuelta: X Alfon... » | ¿Quien le pone el cascabel al clásico? » | Los críticos, la alergia y las palabras » | Joaquín y la Habana, la Habana y Joaquín » | El fin y los medios » | Una reflexión » | Frases de Savater » | Adivinanza » | La profesión más triste del mundo » | Una opinión interesante »

Rezagos del lado oscuro...

Trato de imaginarme diferente, pero en el fondo soy el mismo hijo de puta simple que los demás, quizás con un poco mas de miedo, quizás con asco a ciertas cosas...

Sin embargo a lo mejor ese par de detalles alcanzan para salvarme, para no ser parte de la gran mierda perpetua que ni se crea ni se destruye, solo se transforma y se transforma...



Anda y párate y vete a buscar eso que sabes que no existe. Búscalo con pasión y esperanza, con tu mejor inocencia (la de color amarillo).

Ponte lindo para luego encontrarlo y darte cuenta de que al final era inconmensurablemente mejor que el mejor de tus sueños, lastima que dure tan poco...



Me da mucha bronca descubrir que después de tanta soledad sigo siendo el mismo niño que ayer cumplió 5 años y lo celebró con pastel y refrescos.



Todo es cuestión de ser relativo: la mayor distancia posible es aquella que hay entre uno y uno mismo.

Acerca de mi

Yo:el cubano de la isla
De:La Habana, Cuba
Soy:un tipo común que mira y mira y cada vez entiende menos

 

Ya Cortazar lo contó una vez de esta forma...


La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda, ajustando la mesa de plástico antes de instalar la bandeja del almuerzo... Una isla rocosa y desierta, aunque la mancha plomiza cerca de la playa del norte podí­a ser una casa, quizás un grupo de casas primitivas. Empezó a abrir la lata de jugo, y al enderezarse la isla se borró de la ventanilla; no quedó más que el mar, un verde horizonte interminable. Miró su reloj pulsera sin saber por qué; era exactamente mediodía.